El Templo de Adriano


   En la piezza di Petra se encuentra uno de los edificios que más me impresionó Roma, el Templo de Adriano o Hadrianeum que se construyó en el año 145. Del antiguo templo tan solo quedan 11 columnas de la fachada de estilo corintio pero son preciosas y me sorprendieron por su impresionante altura, 15 metros.
   Y además, en esta plaza podéis tomar los bocadillos más buenos e ingeniosos de Roma y con unas de las mejores vistas de la ciudad. Il Panino Ingenioso es una bocatería que se encuentra justo enfrente del templo de Adriano y en el que podréis disfrutar de una deliciosa cena. Sus bocadillos tienen nombres tan ingeniosos como Copérnico, Newton, Einstein, Archimede, Leonardo Da Vinci, Tesla, Galileo Galilei, Fermi o Marconi. Os encantará, seguro.
   Un beso,
   Patricia 












Comentarios